Mundos Paralelos

En tierras hinospitas.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

En tierras hinospitas.

Mensaje por Aurgelmir el Sáb Jun 19, 2010 1:21 pm

Lentamente, Arkanos abrió los ojos para encontrarse observando el oscuro cielo de las tierras de los poseidos. Notaba la garganta seca y dolorida y ,al tratar de incorporarse, pequeños pinchazos de dolor le recorrieron todo el cuerpo.

Estaba confuso y desorientado, su mente se encontraba envuelta en huracan de imagenes y recuerdos: Primero, el embate de los zombies, habia recibido una grave herida; instintivamente se llevó la mano al cuello y descubrió que ya no llevaba el vendaje y sus dedos se encotraron con una costra dura y arrugada. Despues, andó hasta el frente y se volvio a ver envuelto en la refriega, a partir de ahi todo se volvía borroso.

Alzó la vista y oteó el horizonte, a lo lejos pudo ver una ciudad, ruinosa al parecer, y dedujo que era Irien. No muy lejos, entre unos matojos secos y decrepitos, estaba su mochila con algunas de sus pertenencias esparcidas por alrededor. Arkanos agradeció no haber podido llegar mas lejos en aquel trance.

Hasta que no se pudo en pie no se dió cuenta de lo hambriento, sediento y por consiguiente debil que se sentía. Se llevó la mano a la barbilla y comprobó con desagrado que tenía una incipiente barba, probablemente de 4 o quizas 5 dias... ahora empezaba a comprender lo ocurrido.

Se avalanzó sobre su mochila y vació lo que quedaba del odre de agua, despues acabó con sus provisiones; pan duro y queso mohoso, y se sentó a meditar. Debía llegar a Irien... y pronto... aquel lugar le traia malos recuerdos.
avatar
Aurgelmir

Fecha de inscripción : 04/12/2009


Información de Personaje
Lugar de Nacimiento :
Títulos :
Renombre : Desconocido.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En tierras hinospitas.

Mensaje por Aurgelmir el Mar Jun 22, 2010 12:22 pm

El humano llevaba ya un par de horas caminando; poco a poco, Irien se iba haciendo mas grande mientras avanzaba, comenzaba a distingui los detalles de la ruinosa muralla, el rio de lava candente que la bordeaba y los grandes edificios semiderruidos.

A su alrededor, el paisaje era alentador: Tierra baldia, arboles decrepitos, muerte, decadencia y desolación. -Si señor... En cuanto pueda cogerme unas vacaciones vendre a este lugar. Me comprare una casa, quien no querria vivir en un paraiso vacacional como este.- Dijo Arkanos mientras hacia un gesto con los brazos extendidos abarcando todo el paraje. Llevaba la camisa, ajada y manchada de sangre alrededor de la cintura, su escudo le cubría la espalda y llevaba la mochila cargada en un hombro, su espada sobresalia a un lado de su camisa. El pequeño amuleto rebotaba contra su pecho con cada paso arrojando reflejos plateados por la llanura. -De todos los destinos turisticos este es, sin duda, el mas...-

Arkanos dejó sus desvarios a medio terminar y agudizo la vista. A medio camino entre el e Irien una columna de humo se alzaba formando una diagonal en el cielo. Arkanos se percató de un detalle que hasta ese instante no había tenido en cuenta, no soplaba ni una pequeña brisa. Escudriñó aquella columna durante unos segundos mientras murmuraba para si mismo:

-El humo no se mueve de esa manera... y menos sin viento...- De pronto le asaltó un recuerdo de su tierra natal, las estepas; largas columnas de polvo y tierra fina se alzaban cuando... -¡Mierda!-

Nervioso, el humano miró a su alrededor, a poco metros había un hundimiento del terreno, alrededor de el había multitud guijarros y matas. El humano echó a correr hacia el y se agazapó entre las matas recibiendo varios arañazos. Durante unos instantes no ocurrió nada pero al cabo de unos segundos el ruido de cascos y un gran griterio asolalon la llanura. Un grupo de jinetes poseidos pasaron al galope junto a Arkanos quien, desde su escondite, pudo observar la comitiva.

Arkanos tragó saliva y asomó la cabeza entre las matas, los jinetes no eran mas que una nueva columna de polvo pero esta vez situada en la dirección opuesta.

El humano salió de su escondite sin perder de vista a los jinetes y se llevó la mano a la espalda, donde sentia un gran escozor y, al observar su mano, vió que la tenia manchada de sangre, probablemente con las prisas al esconderse se habria cortado con un guijarro.

Suspiró, ya habria tiempo mas tarde de descubrir a donde se dirgian aquellos jinetes, pero ahora tenia otros asuntos pendientes. Volvió la vista hacia Irien y, aun con el corazon acelerado, reanudó la marcha.
avatar
Aurgelmir

Fecha de inscripción : 04/12/2009


Información de Personaje
Lugar de Nacimiento :
Títulos :
Renombre : Desconocido.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
Lee!!!
{Pasa el Mouse}